Skip to main content
LAS Background
College of Liberal Arts & Sciences

Core Values (Spanish)

Valores Centrales de las Artes Liberales y Ciencias

I

El propósito básico e histórico de las artes liberales es al mismo tiempo el enseñarnos a pensar por nosotros mismos, el actuar prudentemente y bien en el mundo, el emprender trabajos útiles para nosotros y para otras personas. La educación en artes liberales intenta conseguir en última instancia abrirnos a la condición humana con sus sufrimientos y alegrías, de ese modo cultivando nuestra integridad personal, y para abrigar en nosotros compasión y respeto por aquellos cuyas vidas compartimos dentro de nuestras propias comunidades y alrededor del mundo.

La educación en artes liberales reposa en una paradoja: pensar profundamente uno mismo significa escuchar primero cuidadosamente los pensamientos de otros. Las artes liberales nos impulsan a cultivarnos a través del conocimiento de otros; la atención detallada a sus ideas y acciones nos ayuda a refinar las nuestras propias.

La educación en artes liberales es pluralista. Está compuesta de muchas voces, cada una apropiada al momento y el lugar, algunas discordantes, ninguna absoluta. Intenta conseguir que en nosotros se desarrolle el buen juicio para discernir qué aptitudes son apropiadas en qué momento dado. La educación en artes liberales no descansa nunca. No toma nada por descontado. Su actividad característica no es un asentimiento carente de sentido crítico. Examina verdades sagradas de todo tipo.

Las artes liberales desarrollan aptitudes, no solamente críticas pero también creativas, no solamente el análisis racional sino también la expresión creativa.  Intentan conseguir desarrollar y llevar a cabo la totalidad de la personalidad humana. Su ejercicio espera conseguir también que los estudiantes sean autodidactas mucho después de haber dejado los estudios formales.  La educación en artes liberales sirve para entrenar a sus estudiantes para que tengan responsabilidad pública, no solo para el bien privado.

La educación en artes liberales está relacionada tanto con el camino como con el destino. Toma placer tanto en las peculiaridades del aprendizaje minuto a minuto como la realización de metas distantes. Equilibra la voluntad de saber con empatía y asombro.

II

La palabra latina ars significa al mismo tiempo, aptitud, conocimiento y práctica.  Una educación en artes liberales comienza con las aptitudes de lenguaje y reflexión.

Nos enseña a leer bien; a escuchar bien; a escribir prosa concisa y clara; a hablar privadamente en conversación, públicamente en debates, y formalmente en discursos; a juzgar nuestra audiencia y considerar nuestras propias palabras a través de los ojos y los oídos de otros; a aprender formas apropiadas de integrar y citar las palabras y pensamientos de otros en nuestro propio trabajo; para hacer estas cosas razonablemente bien en lenguajes y desde puntos de vista ajenos a los propios.

Nos enseña a presentar un caso o hipótesis o argumento; a evaluar el rigor de los argumentos de otros; a encontrar y juzgar información en bibliotecas, en Internet, y en otras fuentes de información. Nos enseña maneras de establecer verdad y falsedad; la inventiva apropiada a un juicio moral y estético; los métodos de razonamiento lógico, experimental, científico, matemático, y estadístico.

Estas aptitudes nos permiten afrontar y resolver problemas cada vez más difíciles y exigentes, apreciar fuentes de perjuicios y maneras de superarlos, y considerar argumentos procedentes de puntos de vista disonantes. Desarrollan en nosotros un sentido de sutileza, profundidad, y complejidad.

III

Una educación en artes liberales percibe el cultivo de estas aptitudes no solo como un fin en si mismo pero también como una preparación para la búsqueda de conocimiento y los otros propósitos de la vida humana. El Libro de Cambios chino capta bien una cualidad fundamental de la educación en artes liberales cuando indica que el conocimiento y la práctica no puede llegar a ser dominada hasta que han sido consideradas desde perspectivas dispares.

Como estudiantes de las artes liberales, cultivamos tan completamente como es posible el legado del pensamiento humano, la imaginación, la creatividad e investigación; observamos la naturaleza; confrontamos y evaluamos teorías importantes que dan forma a nuestra comprensión del mundo y cómo cuidar de él; comprendemos cómo funcionan las sociedades, la nuestra y las de otros, y cómo pueden ser mejoradas; sopesamos los costes y beneficios de la vida humana moderna para el individual y el planeta; intentamos conseguir comprender y reducir las fuentes de odio y conflictos humanos; esperamos conseguir comprender y fortalecer lo que inspira cooperación humana; exploramos los mecanismos de la mente y el cuerpo humano; desciframos afirmaciones hechas por profesores, políticos, anunciantes, científicos, predicadores, columnistas y tu compañero de cuarto; consideramos la historia desde las épocas más antiguas al presente que se está revelando; investigamos los mecanismos del cosmos, desde el átomo a las estrellas; profundizamos en las experiencias pasadas de nuestra y otras sociedades, al igual que las noticias actuales; nos sentimos como en casa en otras culturas; hacemos que otros que vienen de otras culturas se sientan como en casa con nosotros; vemos la interacción entre nuestras opiniones sobre el mundo natural y nuestras creencias religiosas, políticas y culturales; buscamos un propósito, consideramos el significado de la vida, examinamos el corazón humano, sopesamos la conciencia; descubrimos la extensión de sistemas vivientes, desde los microbios a biomas; aprendemos a responder de nosotros mismos en un mundo moral que no es ni blanco ni negro; nos dedicamos a la búsqueda cuidadosa de la verdad; sabemos sobre dinero y la naturaleza del trabajo; batallamos con ideas sobre Dios; desciframos las relaciones entre la tecnología y la vida humana; criamos niños, los nuestros y aquellos de otros; consideramos el bienestar de las futuras generaciones; apreciamos la belleza y usos de las matemáticas; forjamos acuerdos con seres queridos, amigos y enemigos; nos dedicamos a los principios, propósitos, y práctica de la vida pública.

Como estudiantes de artes liberales, hacemos esto como parte de una comunidad con raíces venerables; una comunidad que todavía está evolucionando en el tiempo y el espacio; una comunidad de pensamiento, imaginación, valor, labor y acción

 

Adoptado por la Facultad de Artes Liberales y Ciencias, 21 de Marzo de 2007